Drakaër

¡Mantengan filas!

Durante el día, la luz de Lahn hace juegos con las sombras de los pilares para alumbrar las suntuosas fachadas de las imponentes obras del feudo. Los criados y los sirvientes de los nobles se mueven en una muchedumbre compacta en el barrio de los pilares, mientras que los estudiantes de la universidad vaguean en la plaza franca. En el cielo, las unidades volantes de los enanos van y vienen en un increíble ballet.

Historia

Originalmente llamado Los Pilares en referencia a los “pies” de la Torre, Drakaër forma parte del primer feudo confiado por Vanius a sus fieles tenientes. Johann de Alahan había recibido la carga y, muy rápidamente, se había encargado de arreglar los edificios cynwälls que ocupaban la zona. El feudo se volvió rápidamente el hogar de los cadwës más afortunados. Johann lo administró como buen Bahran, recto y virtuoso. A causa de la presencia de la torre Drysin, aprendió a conocer a los cynwälls; al final incluso se hizo aceptar en su seno y tuvo el honor de coincidir con un dragón.

Mientras que la ciudad conquistaba su independencia, el compromiso de la familia con su patria de origen fué cada vez peor visto por los cadwës e incluso por algunos allegados. Johann cambió su patronímico y se volvió Drakaër. Desgraciadamente, la referencia a los dragones y el compromiso hacia los valores morales de los Barhans demostrados por Johann no permitieron que la pelea se extinguiese, y ésta permanece viva aún hoy.

La Familia Drakaër

La familia Drakaër hizo de su feudo un ejemplo de lo que debería er la Ciudad Franca, creando así un desfase con la realidad de la ciudad: si bien es cierto que Cadwallon es una joya, no es menos cierto que también es la Ciudad de los Ladrones y no la de los hombre de honor.

La familia Drakaër es a veces atacada por sus orígenes culturales. Entre los partidarios dentro de la familia de los bahrans, de los cynwälls de la Luz y de la Ciudad Franca, la unidad familiar casi se pulverizó. Pese a todo, aún existe ya que, bien por orgullo, bien por sentido del deber, los Drakaër se unen detrás de su Par a la menor amenaza.

Hoy en día, la familia es dirigida por Albanne de Drakäer. una joven cabeza de familia. Su carisma sólo es eclipsada por la habilidad política de su tío, Silnus de Drakaër. El joven hermano de Albanne, Éric de Drakaër, se debate entre los dos, al igual que hace el resto de la familia. Admira a su tío y, a pesar de su joven edad y su inexperiencia, también protege fervientemente a su hermana a quien adora.

Drakaër

Cadwallon Ravenink Ravenink