Ghieronburgo

El Fuego nunca duerme

Construído sobre ruinas encantadas, el feudo sufre influencias sobrenaturales: esta meseta cruzada por dos ríos, el Culebra y el Áspid, sin embargo, goza de un microclima extrañamente seco. Esta zona permaneció mucho tiempo siendo un erial ya que, aparte de criaturas mágicas, sólo había una tribu de ogros pacíficos (o incluso apáticos) llamados “lentogros” debido a su lentitud y pereza.

Hoy en día, Ghieronburgo es un feudo campestre. Las zonas recientemente construídas están animadas durante el día al ritmo de la ocupación de sus habitantes. De noche, los terrenos inexplorados, cubiertos de ruinas, son el teatro de actividades menos recomendables.

Historia

Ghieronburgo es un feudo reciente que determinados Cadwës consideran más bien como un anexo de la villa alta.

En el 956, el Comendador Dénérac de Ghiéron fué ennoblecido a los 58 años, en recompensa por su papel crucial en la victoria contra la invasión de fuerzas anfibias venidas de un “cercano” Reino elemental. Poco versado en el arte de las intrigas, Dénérac no recibió más que tierras juzgadas estériles y sin valor, compradas por el Duque a los goblins. Este dominio, con una conocida maldición, estaba sólo ocupado por fayes y Elementales y ruinas misteriosas. Contra todo pronóstico, el feudo se desarrolló rapidamente bajo el impulso del Comendador (muerto en el 984), y luego bajo la administración de sus descendientes.

La corta historia de Ghieronburgo se ha caracterizado por los grandes proyectos de Ghiéron: la construcción de la Villa Dénérac en el 958, la adaptación de las catacumbas en el 961, el empréstito (luego escándalo) del canal de Tamarez en el 966, el lanzamiento del Aprocom en el 973 (y su posterior abandono en el 987). En el 962, la aparición misteriosa del Barón Mardi y la instauración de su Tregua, controlaron las actividades de todas las criaturas mágicas del feudo.

La Familia Ghiéron

Todos humanos, los Ghiéron son los descendientes del Comendador Dénérac. Desde la brusca ascensión de su antepasado, se esfuerzan en probar que merecen su título de nobleza. Teniendo poca cultura y fineza, sus “golpes de esplendor” son a menudo torpes y chavacanos. Los Ghiéron son siempre tratados con desprecio entre las otras familias nobles de Cadwallon.

Bernadil es el mayor de los nietos de Dénérac. Este treinteañero carismático se basa mucho en su familia para gobernar: Gowayn para las finanzas, Isabess, la esposa de Gowayn, para las relaciones con otros nobles y Martolbe para sus vínculos con los Gremios y las Ligas Francas. Finalmente, Adalban, el último hijo de Dénérac aún con vida, es el experto militar del feudo y responsable de la seguridad en el mismo.

Ghieronburgo

Cadwallon Ravenink Ravenink