Cabeza Cortada

Los lobos te saludan.

Quienquiera que atraviese la Cabeza Cortada no puede evitar verse asombrado por la mezcla incongruente de campo y ciudad que caracteriza al feudo, fiel reflejo de la lucha entre la herencia de los wolfen que lo dirigen y la inevitable expansión urbana.

La parte occidental, poco urbanizada y disputada a los bosquetes feéricos, se abre sobre los dominios de ganadería que abastecen a los mataderos de Cadwallon. Misteriosos círculos de piedra bordean las rústicas viviendas de los pies-turbosos.

La parte oriental, que linda con la villa alta, es un laberinto de callejones atestados y bullentes. Los Aullantes, dueños del feudo, han sabido preservar los espacios verdes que aparecen como islotes perdidos en un mar de edificios heteróclitos.

Historia

En el 963, la manada de Krenald, un joven arrepentido wolfen, decidió instalarse en lo que hoy es la Turbera. En la época, la ciénaga era el territorio de caza de un monstruo terrible y nadie se arriesgaba a penetrar allí.

Los wolfen siguieron el rastro del monstruo hasta una pirámide muy antigua, en el mismo corazón de la marisma, y descubrieron que la extraña construcción disimulaba un pasaje hacia un Reino inacabado donde la criatura se había instalado.

La manada acabó con el titán en su guarida. En recompensa, Krenald fue nombrado Par de Cadwallon. Desde entonces, cada noche, los wolfen aúllan a la luna, en recuerdo de su victoria y de sus hermanos caídos frente al monstruo. Esta costumbre, por otra parte, da el nombre a su familia.

La Familia de los Aullantes

Los Aullantes no constituyen una familia según los cánones cadwëes. Fieles a su cultura, conforman ante todo una manada estrictamente jerarquizada cuyos miembros no están necesariamente ligados por la sangre.

A pesar de su avanzada edad y de su existencia recluída, Krenald sigue siendo el alfa. En su ausencia, Hadrax, uno de los raros supervivientes de la manada original, asume el rol de jefe con el apoyo de Kyx, una vestal exiliada y última compañera de Krenald.

Serdak, hijo único de Krenald el Aullante, no esconde sus ambiciones: desea reemplazar a su padre a la cabeza de la manada para acabar con unas tradiciones que considera obsoletas.

Cabeza Cortada

Cadwallon Ravenink Ravenink