Cadwallon

Lo que se oculta tras la desaparición del Profesor Monley

En el Callejón Mardi el grupo averigua que, efectivamente, el Profesor Monley solía frecuentar aquel lugar para dar un espectáculo de magia ilusoria. Sin embargo, según cuentan otros artistas callejeros y mercaderes ambulantes del callejón, Monley no parecía contar con enemigos en aquella zona. Su desaparición continúa siendo un misterio.

Siguiendo la pista establecida por la información que Trotamundos recibió mediante un mensajero, según la cual la desaparición del Profesor podía estar relacionada con un Ser de otro Reino, el grupo decide hacer una visita a un contacto de Azín; Lan-aly, Embajador del Reino de Rocaagrietada. El Sihir habita en el cercano distrito de Arcadia, también en el Feudo de Ghieronburgo. A pesar de la insistencia del grupo por conocer más detalles acerca de la misteriosa Tregua de Mardi, según la cual se establece un equilibrio de poder y un clima de paz entre los Seres de otros Reinos y los habitantes de Cadwallon, Lan-aly no ofrece más información. Es él quien habla en persona y en privado con el Sihir que el grupo encontró en el Portal que comunica el hogar del Profesor Monley con el Callejón Mardi. Tras la conversación, informa a los miembros del grupo de lo que él ya sabía: el Sihir no ha estado involucrado en la desaparición de Monley, ni sabe nada acerca de lo que pueda haberle sucedido. La Tregua parece estar a salvo.

Cansados y desconcertados, los aventureros deciden ir a hablar con Trotamundos e informarle acerca de todos sus recientes descubrimientos, incluyendo la traición del Profesor Monley y como éste le espiaba por orden de los Makropet, la familia goblin que antes ostentaban el título de Par del Feudo de El Trofeo. Dirigiendo sus sospechas hacia esta familia, tradicionalmente enemistada con la familia Viento-Alzado, actuales Pares de El Trofeo, el grupo decide asegurarse y estudia la procedencia del misterioso armario del Profesor Monley, aquel que contiene el Portal que comunica con el Callejón Mardi.

Tras investigar un poco, los aventureros acaban en un taller de ebanistería, regentado principalmente por enanos y situado en el Feudo de Soma. Allí descubren, gracias a una vieja factura y al poder de convicción del dinero, que el armario fabricado en aquel mismo taller fue adquirido hace algunos años por un goblin de la familia Makropet.

Movidos por una insaciable sed de confirmación, los miembros del grupo deciden volver a visitar al Elemental del Aire del portal y preguntarle si acaso no había visto a una criaturita verde viajando por aquel camino hace unos años. El Sihir contesta afirmativamente a esta pregunta.

Su desbordante intelecto les lleva a la conclusión de que la desaparición del Profesor Monley ha sido en realidad un asesinato de los Makropet para quitarse de en medio a su antiguo espía, que tenía intenciones de redimirse y confesar. Queriendo evitar sospechas e investigaciones que complicasen el asunto, los goblins tratan de hacerlo pasar como uno de los misteriosos crímenes en los que tan interesado estaba el Sargento Martial cuando aún se encontraba en activo. Estando ahora retirado y sabiendo que la Milicia de la ciudad apenas hace caso a estos extraños crímenes, los Makropet pensaron que sería un buen modo de atar los cabos sueltos.

Reunido semejante abanico de pruebas, los aventureros deciden que ya es hora de actuar y deciden ir hasta el Mercado de las Hortalizas, el distrito de El Trofeo donde los Makropet tienen su guarida, formada por una extensa e insondable red de túneles subterráneos. Además, se les acaba el tiempo. Al día siguiente se cumplen los 7 días de desaparición de la víctima, característicos en los misteriosos crímenes rituales de Cadwallon, antes de que reaparezca el cuerpo ya sin vida.

Cuando finalmente consiguen entrar en los túneles (y, lo que es aún más difícil, logran hacer entrar a Urj), el grupo comienza la exploración. No tardan mucho en dar con un acceso a una de las estancias de los Makropet. Allí encuentran, en plena cena, al hechicero de la familia de los goblin que encontró y compró el armario con el portal. Los aventureros se preparan para actuar pero antes de que puedan hacerlo, una puerta de entrada a la estancia se abre de golpe y aparece un enorme wolfen tirando de un carro donde un humano se dedica a disparar flechas contra una horda que les persigue y otro se encarga de aguantar el cuerpo sin vida del Profesor Monley.

Ante semejante vorágine y debido al lío que se forma, las cosas se desarrollan de una manera un tanto caótica, con el resultado de que los aventureros logran hacerse con el cadáver, el hechicero goblin queda vivo y clamando venganza y el inesperado no identificado equipo de rescate del cadáver de Monley resulta exterminado y/o abandonado a su suerte (con la consiguiente mutilación y posterior muerte de uno de ellos). Tras todo el jaleo, los aventureros descubren que aquella gente trabajaba para Silnus Drakaër, par del Feudo de Drakaer y enemigo acérrimo de Adaldan Ghieron, máximo responsable de la seguridad en el Feudo de Ghieronburgo, donde las cosas se habrían puesto muy feas si hubiese proliferado la idea de que la Tregua del Barón Mardi se había roto.

Con la idea de que los Makropet no tenían buenas intenciones (y, además, ahora detestan a los aventureros) y de que Silnus Drakaër tampoco deseaba el cuerpo del Profesor Monley para nada más que sus intereses personales de acabar con Adaldan Ghieron, el grupo decide entregar el cuerpo muerto de Monley a su viejo amigo Trotamundos. De ese modo, por un lado quedan disipadas las dudas de que la Tregua se haya violado, y por otro se aclara que el asesinato nada tiene que ver con los misteriosos crímenes rituales de Cadwallon.

Comments

Ravenink Ravenink

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.